Las pertenencias del empresario descuartizado que los investigadores tratan de encontrar

Fernando Prez Algaba fue hallado descuartizado Foto redes
Fernando Pérez Algaba fue hallado descuartizado. Foto: redes.

Los investigadores del crimen del empresario Fernando Pérez Algaba (41), quien fue hallado descuartizado adentro de una valija en un arroyo de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora, trabajan para localizar el auto en el que se movilizaba la víctima al momento de su desaparición, al igual que su teléfono celular y su mascota, un perro bull dog que siempre lo acompañaba, para poder reconstruir las horas previas a que fuera asesinado de dos tiros por la espalda.

Fuentes judiciales informaron a Télam que para la fecha de su desaparición el empresario se movilizaba en una camioneta Land Rober Range Rover Evoque modelo 2012, que estaba a nombre de la empresa Antártida Compañía Argentina de Seguros S.A., y que por el momento no fue localizada.

Los pesquisas creen que Pérez Algaba, un empresario dedicado a la compra y venta de autos de alta gama, que había contraído grandes deudas con inversiones en criptomonedas, fue abordado por los asesinos cuando usaba ese rodado, motivo por el cual les resulta indispensable poder localizarlo para someterlo a peritajes en busca de rastros tanto de la víctima como de el o los autores del crimen.

Pérez Algaba se dedicaba a la compra y venta de autos de alta gama y había contraído grandes deudas con inversiones en criptomonedas

Otro elemento que tampoco fue hallado hasta el momento, y cuya búsqueda es uno de ejes centrales de la pesquisa, es el teléfono celular de Pérez Algaba, en el cual almacenaba más de 200 mensajes amenazantes, audios de conversaciones que había mantenido con personas a las que le debía dinero y textos que había escrito respecto de su situación financiera y relación conflictiva con sus acreedores en el block de notas.

Si bien ese dispositivo no pudo ser aún encontrado, muchos de esos mensajes y audios fueron difundidos a través de medios de prensa, lo que llevó a que el fiscal 5 de Lomas de Zamora a cargo de la causa, Marcelo Domínguez, decidiera incorporarlos al expediente para analizarlos como evidencia.

En base a ellos, en las últimas horas se presentaron a declarar en la fiscalía dos personas que aparecen en los audios y textos: un supuesto barra de Boca Gustavo Iglesias y su hijo Nazareno, a quien según se desprende de los mensajes el empresario le debía alrededor de 70.000 dólares.

“Yo no te voy a matar, te voy a hacer algo peor, te voy a sacar los ojos y cortar las manos para que no puedas contar más en tu vida plata, por juro por mis hijos que no tengo ningún problema por ir preso”, es una de las amenazas dichas por Iglesias, quien él mismo admitió ante la justicia haber proferido.

De esos audios y textos también surgió los conflictos que Pérez Algaba mantenía con otras personas, entre ellas con un examigo llamado Nahuel Vargas, a quien también le debía dinero y quien había denunciado al empresario por amenazas en febrero pasado.

De acuerdo a la información suministrada por los voceros a Télam, el hecho que originó la denuncia de Vargas ocurrió cerca de las 21 del 13 de febrero pasado en Los Indios al 2400, de Castelar, partido de Morón, cuando se encontraba en la puerta de su casa junto a un amigo y llegó al lugar Pérez Algaba, quien le gritó varias veces “te tiro”.

Según el denunciante, ante ello él corrió hacia la calle Villanueva y escucho una fuerte explosión. Al regresar a la puerta de su vivienda, contó que observó su camioneta Toyota Hilux blanca con la luneta trasera dañada y en el interior con rastros de vidrios y restos de piedras.

Vargas detalló en su exposición que Pérez Algaba era su examigo y que tenía “miedo” de lo que pudiera hacerle, ya que no era la primera vez que se le aparecía. También manifestó temor de que le sucediera algo a su madre, que vive con él.

Los voceros agregaron que esa no es la única denuncia que pesaba contra el empresario ahora asesinado, ya que tenía otra causa que tramitaba ante el Juzgado Federal 2 de Morón.

El empresario fue hallado descuartizado adentro de una valija en un arroyo de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge
El empresario fue hallado descuartizado adentro de una valija en un arroyo de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge.

Finalmente, otro faltante que desvela a los pesquisas, es el perro de la víctima, un bull dog francés color beige, llamado Kupper, de quien la víctima no se separaba.

Incluso, según las fuentes, en el último domicilio que alquiló temporalmente el empresario en la calle Olazábal al 1600 de Ituzaingó, se halló, junto a sus dos notebooks, un certificado de su psiquiatra en el que se consigna que presentaba un cuadro depresivo y de ansiedad y le aconsejaba que viajara con su perro.

La mascota no fue vuelta a ver en la zona del domicilio ni se detectaron rastros suyos por el momento, por lo que es otro punto de interés para conocer los últimos movimientos de la víctima, según dijeron los investigadores consultados.

La desaparición fe Pérez Algaba fue denunciada por la dueña del departamento que alquilaba, quien el 19 de julio último, al no tener noticias suyas no recibir respuesta a sus mensajes -ya que ese día se vencía el contrato de locación temporal-, decidió acudir a la policía.

La mascota no fue vuelta a ver en la zona del domicilio ni se detectaron rastros suyos por el momento

El pasado domingo, tras un aviso de unos niños que jugaban en la zona, se halló una valija roja con las extremidades superiores e inferiores del empresario en el Arroyo del Rey, de Ingeniero Budge, mientras que días después se encontraron su torso y su cabeza, ésta última en el interior de una mochila, en el mismo arroyo.

Los voceros dijeron que de autopsia surgió que Pérez Algaba fue ejecutado de dos disparos por la espalda y que fue descuartizado tras su muerte. También presentaba en la espalda una lesión cortante post mortem, añadieron las fuentes.

Luego de certificarse que los restos pertenecían a Pérez Algaba, los pesquisas apresaron a una mujer trans identificada como Nicol Alma Chamorro, quien fue la última persona que tuvo en su poder la valija donde estaban las extremidades seccionadas. A esa persona se llegó en base al testimonio de sus hermanos, cuyos documentos estaban en la valija junto a los restos.

Chamorro se negó a declarar en las últimas horas en el marco de la causa en la que se encuentra imputada como partícipe secundara del homicidio y el juez de Garantías Sebastián Monelos convalidó su arresto.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202307/635362-empresario-pesquisas-fernando-perez-algaba.html