La historia política de Giorgio Jackson, parte de la nueva generación de líderes chilenos

Giorgio Jackson, que renunció este viernes a su cargo de ministro de Desarrollo Social de Chile tras meses de presiones de la oposición de derecha, forjó su camino en la política como dirigente estudiantil junto al actual presidente, Gabriel Boric, con el que creó la coalición gobernante Frente Amplio y de quien se convirtió en mano derecha.

Nacido en Viña del Mar en 1987, este ingeniero civil industrial de profesión llegó a ser el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica chilena, cargo desde el cual se lo conoció públicamente como uno de los principales dirigentes durante las movilizaciones estudiantiles de 2011, denominada “la revolución pingüina”, en tándem con el actual mandatario y la actual vocera de la Moneda, Camila Vallejo.

Tras las protestas, en las que fue vocero de la confederación de estudiantes universitarios, junto con activistas sociales y otros dirigentes estudiantiles, fundó el movimiento político que decantó en el partido Revolución Democrática, la formación más importante dentro del Frente Amplio.

Jackson Boric y Vallejo pilares de la nueva generacin poltica chilena Foto Redes Sociales
Jackson, Boric y Vallejo, pilares de la nueva generación política chilena / Foto: Redes Sociales

Su primer cargo público lo obtuvo en 2013 como diputado y renovó su mandato en las elecciones de 2017.

Durante la campaña electoral para su primera elección, su rostro y el de Vallejos, aparecieron en un panfleto junto a la expresidenta socialdemócrata Michelle Bachelet, pero ellos negaron que fueran a elecciones de la mano de la exmandataria y se presentaron como independientes.

En el Congreso formó parte de la Comisión de Educación y también participó en la Comisión de Seguridad Ciudadana, para más tarde proponer la creación de una comisión investigadora de Barrios Críticos, donde se indagó el rol de las policías y el abandono del Estado en los sectores más vulnerados del país.

Desde 2016 jugó un rol importante en la construcción del Frente Amplio, una coalición de partidos de izquierda y movimientos ciudadanos creada para la elección presidencial de 2017, cuya fórmula presidencial encabezó Beatriz Sánchez.

“No quiero estar más de dos períodos. Dije ‘una reelección máxima y de verdad me la creo’. Veo a muchos colegas que pueden estar cuatro, cinco, seis períodos, están más de 20 años ahí sentados y, yo creo inevitablemente, por más buenas intenciones que hayan tenido al principio, terminan achanchándose”, dijo al asumir su primer mandato de diputado, en 2013.

En las elecciones de 2021, Jackson cumplió su promesa y no se postuló.

En su lugar, asumió la jefatura de campaña del comando Apruebo Dignidad de la candidatura de Boric, quien obtuvo la victoria en la segunda vuelta del 19 de diciembre con más del 55% de los votos.

Dada su amistad y sociedad política con Boric, fue sondeado como posible ministro del Interior y Seguridad Pública, aunque finalmente fue nombrado Secretario General de la Presidencia, cargo que asumió el 11 de marzo de 2022.

La renuncia

En el primer cambio de Gabinete, dejó la Secretaría General para asumir al frente del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, cargo al que renunció este viernes en medio de denuncias de corrupción de la oposición de derecha.

La decisión, señalan medios y especialistas chilenos, constituye un triunfo de la ultraderecha por generar una representación de corrupción generalizada en el gobierno.

“Después de sostener una reunión con el presidente, he tomado la decisión de presentar mi renuncia de forma indeclinable“, dijo Jackson.

El paso al costado lo presentó tres días antes de enfrentar una segunda acusación constitucional por parte del Partido Republicano, del ultraderechista José Antonio Kast, que anticipó esta semana la denuncia, aunque sin presentar las razones jurídicas de esta acción.

Los partidos políticos opositores habían condicionado a la presencia de Jackson en el gabinete el negociar varias reformar sociales, como un pacto fiscal o una reforma a las pensiones, lo que en la práctica mantenía semiparalizado al gobierno.

Jackson indicó que decidió renunciar debido a la conflictividad que generaba su presencia con la oposición y dijo que espera que su salida permita avanzar al Gobierno en temas claves.

En esa línea, el ministro de Justicia, Luis Cordero, llamó este sábado a la oposición a mirar el “largo plazo”, porque ya “no hay ninguna razón que justifique mantener las relaciones congeladas”.

Jackson dijo este viernes que presentó su renuncia “tras reflexionar bastante y constatar que Chile está cansado” de las peleas y excusas “para no avanzar en una reforma a las pensiones, en las reformas necesarias para un sistema de cuidados, de avanzar en las listas de espera, los temas de seguridad”.

“Particularmente doy un paso al costado tras constatar también que mi presencia en el gabinete ha sido ocupada por la oposición política como una excusa para no avanzar en los acuerdos que Chile hoy demanda, en los acuerdos que hoy día Chile requiere”, agregó.

Boric, por su parte, dijo que aceptó la renuncia “como un gesto de generosidad que ayude a mejorar el clima político y avanzar en las reformas”.

“Como dijo el mismo Giorgio, la gente está cansada de peleas. Es hora de ponerse de acuerdo”, señaló en un mensaje publicado en Twitter.

Una de las polémicas que más afectó a Jackson llegó por una investigación periodística del diario online Timeline, que reveló la firma de tres convenios del Estado con una fundación por medio millón de dólares, que están siendo investigados por posible corrupción.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202308/636887-giorgio-jackson-perfil.html