Ucrania está a la defensiva en el este mientras Putin desestimó la contraofensiva

Foto: AFP

Ucrania reconoció que está en posición defensiva en el frente oriental ante las tropas de Moscú y el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró que la contraofensiva de Kiev “no ha tenido éxito”, mientras el mundo asiste expectante a saber si se logrará renovar el acuerdo para que se siga comercializando los granos y fertilizantes de ambos países, que en conjunto producen un tercio del trigo mundial, y que vence mañana a las 18 (hora argentina).

“Durante dos días seguidos, el enemigo ha estado atacando activamente en la zona de Kupiansk, en la región de Jarkov. Nos estamos defendiendo”, indicó hoy desde Kiev la viceministra ucraniana de Defensa, Ganna Maliar, quien agregó que se están librando “batallas feroces”, y las posiciones “cambian varias veces al día”.

Kiev admitió, sin embargo, que la contraofensiva está siendo difícil, y pidió a sus aliados occidentales más armas y artillería de largo alcance.

No obstante, la viceministra de Defensa dijo también que las fuerzas ucranianas están “avanzando gradualmente en la zona de Bajmut”, una ciudad capturada en mayo por Rusia.

Por su lado, Putin afirmó que la contraofensiva del ejército ucraniano, destinada a recuperar los territorios ocupados por Moscú en el este y el sur del país, no está resultando exitosa.

“Todos los intentos del enemigo de romper nuestras defensas (…) fueron infructuosos a lo largo de la ofensiva. El enemigo no ha tenido éxito”, declaró Putin en una entrevista con el canal de televisión Rossia-1 emitida hoy.

El mandatario estimó también que la situación era “positiva” para las fuerzas rusas.

“Nuestras tropas están actuando de forma heroica. Y de manera inesperada para el adversario, están incluso pasando a la ofensiva en ciertos sectores y capturando posiciones más ventajosas”, afirmó Putin.

Ucrania lanzó su esperada contraofensiva en junio, tras acumular ingente material armamentístico de Occidente y reforzar sus capacidades de ataque.

La contraofensiva de Kiev avanza despacio.

El Estado Mayor ucraniano afirmó hoy que había operaciones ofensivas en curso en dirección de Melitópol y Berdiansk, dos ciudades ocupadas por Rusia en el sur de Ucrania.

En tanto, mientras Rusia neutralizó hoy una decena de drones ucranianos lanzados en la península anexada de Crimea, cerca de Sebastopol, el ejército de Ucrania asesinó a una civil con un lanzamisiles múltiple Grad en el municipio de Shebekino, en la provincia rusa de Belgorod, comunicó el gobernador Viacheslav Gladkov.

Sebastopol es el puerto base de la flota Rusa del mar Negro. Desde el inicio de la invasión a Ucrania en febrero de 2022, Crimea, anexada por Rusia en 2014, fue blanco de ataques aéreos y navales con drones.

“Desgraciadamente, una persona murió: una mujer que pasaba en bicicleta por una acera durante el bombardeo. Heridas por esquirlas, incompatibles con la vida”, publicó Gladkov en su cuenta de Telegram.

Las provincias rusas limítrofes con Ucrania, como Belgorod, Briansk, Kursk y Voronezh, denuncian regularmente impactos de proyectiles, incursiones de drones y otros ataques desde el otro lado de la frontera.

La provincia de Belgorod es una de las más afectadas, con varias incursiones de grupos de sabotaje desde Ucrania en los últimos meses y continuos ataques a municipios fronterizos con el uso de lanzacohetes múltiples, morteros y drones.

Hoy, durante el Angelus, el papa Francisco lamentó que la tragedia de la guerra se siga repitiendo a lo largo del tiempo, y recordó que este miércoles se cumplirán 80 años del bombardeo a Roma en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.

“¿Cómo es posible? ¿Hemos perdido la memoria? Que el Señor tenga piedad de nosotros y libere a la familia humana del flagelo de la guerra”, dijo el sumo pontífice.

Por otro lado, el acuerdo sobre la exportación de cereales ucranianos a través del mar Negro expira la medianoche del lunes hora de Estambul (18 hora de Argentina) y aún no hay una confirmación que pueda ser extendida..

Firmado inicialmente en julio de 2022 en Estambul bajo los auspicios de Turquía y la ONU, y prorrogado varias veces desde entonces, el acuerdo permitió en un año exportar cerca de 33 millones de toneladas de cereales, a pesar del conflicto.

El viernes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mediador entre Kiev y Moscú, aseguró que Putin estaba “de acuerdo” en prorrogar de nuevo el acuerdo, fundamental para garantizar el suministro de granos a nivel mundial.

Pero el Kremlin no confirmó tal declaración.

En una entrevista telefónica ayer con su homólogo sudafricano Cyril Ramaphosa, Putin dijo que “siguen sin cumplirse” las “obligaciones fijadas en el memorando Rusia-ONU”, relativas al levantamiento de obstáculos a las exportaciones de alimentos y fertilizantes rusos.

Esta fue una exigencia formulada de manera reiterada por Moscú como contraparte a la exportación de granos desde puertos ucranianos a través de un corredor seguro en el mar Negro.

Putin dijo igualmente que tampoco se cumplió “el principal objetivo del acuerdo, la entrega de cereales a los países necesitados, en particular del continente africano”, según un comunicado difundido por la presidencia rusa.

Rusia se queja en particular de que su sector agrícola, uno de los que más produce en el mundo, se ve afectado por las sanciones adoptadas por Occidente, que “bloquean las exportaciones”.

A su vez, espera que se cumplan cinco condiciones para extender el acuerdo, incluyendo la reconexión de su banco agrícola, Rosselkhozbank, al sistema de pagos internacional Swift y la reanudación de los suministros de maquinaria agrícola, repuestos y mantenimiento.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202307/634161-ucrania-bajmut.html